Cross border ecommerce: el futuro de las ventas online
February 25, 2021

Esta pandemia que vivimos está transformando la forma en que consumimos y cómo nos relacionamos con el entorno online. Con las restricciones, el miedo a contaminarse y potencialmente más tiempo libre a domicilio, desde hace un año la gente ha comprado más a través de internet y descubierto nuevas webs. Más que nunca, lo digital ha borrado las fronteras y brindado a las empresas nuevas oportunidades de negocio. 

Por qué le vemos tanto futuro?

Según una encuesta de Google, en la era post-covid el 33% de los usuarios españoles que realizaron compras online adquirieron productos en sitios web donde no lo habían hecho nunca y en Europa el 71% de los usuarios adquirió productos fuera de sus fronteras. 

Es una realidad, el e-commerce en España ha aumentado en 2020 el equivalente de los últimos 5 años (hasta representar un 11% de las ventas totales según eMarketer). Dentro de esto, el comercio electrónico transfronterizo acapara ya el 21% del mercado; y siguiendo la tendencia, ¡un 26% de las empresas españolas tiene pensado invertir en su capacidad exportadora para acceder a un mercado más amplio!

Qué beneficios y oportunidades representa?


Típicamente, el Cross Border e-commerce incrementa la visibilidad, el tráfico web, la notoriedad de la marca, el volumen de ventas. Y ahora con la crisis sanitaria mundial y el ritmo de recuperación económica de cada estado, puede tener aún más sentido. Países del norte de Europa o China - de donde el 38% de nuestras compras por internet proviene - se han recuperado más rápidamente de la pandemia que España o Portugal y el potencial de ingresos en e-shops procedentes de estos países es por ende mucho mayor. 

Qué desafíos genera?


La internacionalización digital ha llegado a ser una estrategia de crecimiento imprescindible que está al alcance de cada retailer que venda en línea; sin embargo, hacerlo con éxito es complejo y los decision makers suelen vivirlo como un acertijo emocionante pero arriesgado. 

Ya todos sabemos que cuanto más se adapte la experiencia digital al perfil del consumidor local, cuanto más se sienta «como en casa», mayor es la conversión; pero el tema va mucho más allá. 

Primero, se deben tomar medidas y acciones obligatorias para cumplir y evitar costos adicionales; y cada país tiene su cultura, sus propias normativas fiscales y legales, procedimientos, herramientas e idiomas. Mejor dicho, se tiene que comprender los impuestos locales y gestionar las múltiples posiciones de IVA; administrar los métodos de pago - teniendo en cuenta que últimamente nuevas alternativas nacen cada año - y gestionar las transacciones; asegurar los reembolsos y las devoluciones; resolver problemas de administración que, en caso contrario, pueden exponer a grandes riesgos y cargos. 

Además, la logística y logística inversa es un desafío literalmente clave ya que puede afectar muy negativamente la percepción del negocio. Y la protección contra fraudes es otro. 

Cómo implementar el Cross Border eCommerce para aprovecharlo al máximo?


Para gestionar el Cross Border eCommerce, las empresas pueden optar por el insourcing  o el outsourcing. Aunque pueda parecer más sencillo de primera, gestionarlo directamente requiere recursos financieros y tiempo para tratar con una multitud de partners y consultores jurídicos y fiscales. Por eso existen también soluciones externas muy válidas. Algunas agencias actúan de entidad mercantil haciendo un puente entre la marca y su cliente final, manejando transacciones de ambos lados, poniendo todos los servicios legales y fiscales bajo un mismo techo y simplificándoles todo el proceso. Es el caso de Go Global Ecommerce, por ejemplo, un proveedor de servicios que permite a sus clientes ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo mientras aumenta su facturación global. 

En resumen, la evolución del mundo digital es constante y la transformación del eCommerce una realidad acelerada por la crisis sanitaria que estamos viviendo. Los cambios rápidos y las innovaciones profundas presentan una complejidad cada vez mayor… y el comercio electrónico transfronterizo llegó para quedarse. Para cruzar fronteras, romper barreras y arrasar, ¡más vale ir preparado y bien acompañado!

.